Cómo perder la guerra por el talento

Cómo perder la guerra por el talento Cómo perder la guerra por el talento
Business Review · Recursos humanos

Recientemente, unos laboratorios intentaron captar a estudiantes del MIT y fracasaron de manera lamentable porque sus representantes no habían dedicado ni un minuto a pensar cuál era su público objetivo.

Para anunciar su presencia, los captadores de estudiantes compraron un pequeño espacio publicitario en el periódico del campus, sin más mensaje que "Ven a trabajar con nosotros". Después, enviaron a un representante muy aburrido para que diera la sesión informativa. Se trataba de un hombre agradable y experto –llevaba treinta años en los laboratorios–, que estaba trabajando en una apasionante tecnología de defensa. Sin embargo, al escucharle no se podía decir que a él le apasionara. No comentó qué iban a encontrar los estudiantes en prácticas o los nuevos contratados en el puesto de trabajo, qué les aportaría, cómo se organizarían en verano y cuántas otras personas jóvenes trabajaban en los laboratorios –detalles que eran de conocimiento obligado para los estudiantes–.

Puesto que a su organización no le preocupaba saber a quién estaba seleccionando, abandonaron la sala durante su charla más estudiantes que los que solicitaron los dos puestos de trabajo que él estaba intentando cubrir.

En los campus de Estados Unidos, las empresas están inmersas en una batalla clave en la guerra por el talento –una batalla que pocos pueden permitirse perder–. De hecho, la captación de estudiantes universitarios se está convirtiendo rápidamente en el área más candente del mercado laboral. De acuerdo con la National Association of Colleges and Employers, la contratación de estudiantes para puestos de trabajo en los campus aumentó casi el 13,8% en el curso 2005-2006 y otro 17,4% en el 2006-2007. En todo el país, los campus están experimentando un aumento del 20% al 30% en el número de organizaciones que asisten a sus ferias de empleo y solicitan currículos. El año pasado, cuando un captador de estudiantes de General Atomics llamó a los organizadores de la feria de empleo de Virginia Tech un día después de que se abriera el plazo de inscripción, le fue denegada la asistencia. Simplemente, ya no había plazas.

El problema empeorará drásticamente. Hacia el año 2014, la economía norteamericana tendrá 6 millones de candidatos graduados menos que los puestos de trabajo que necesita cubrir, de acuerdo con el noveno informe anual sobre el trabajo de la Employment Policy Foundation. Ahora, más que nunca, es muy importante que las empre...