Construyendo un enfoque organizacional para una inteligencia artificial responsable

Construyendo un enfoque organizacional para una inteligencia artificial responsable Construyendo un enfoque organizacional para una inteligencia artificial responsable

KF

Kay Firth-Butterfield

Business Review (Núm. 316) · TIC

Para diseñar una transformación digital exitosa utilizando la inteligencia artificial, las empresas deben adoptar un nuevo enfoque para el uso responsable de la tecnología

A medida que la tecnología va avanzando y se va haciendo omnipresente en nuestras vidas, una pregunta filosófica común es si la tecnología, en sí misma, es neutral. Hay muchos argumentos válidos para defender que sí, y que es la manera como se utiliza y se despliega la tecnología lo que genera resultados positivos o negativos para las personas, las empresas y la sociedad. 

Esta pregunta es importante de cara a la transformación digital que actualmente está modificando las empresas. Dado que los datos son el combustible que alimenta la inteligencia artificial (IA), los problemas relacionados con la privacidad del cliente y la recogida de información están aumentando. Las organizaciones y los gobiernos se están dando cuenta de esto, como demuestra el Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea, que entró en vigor en 2018 para proteger la privacidad de los ciudadanos europeos.

La IA se diferencia de muchas otras herramientas de transformación digital y genera dificultades diferentes porque es la única tecnología que aprende y cambia sus resultados en función de ese aprendizaje. En consecuencia, la IA puede cometer errores más graves y con mayor rapidez que una persona humana. A pesar del riesgo magnificado por su velocidad y su escala, la IA también puede resultar tremendamente valiosa para las empresas. PwC estima que podría contribuir hasta con 15,7 billones de dólares a la economía mundial en 2030. 

En grados diferentes, todas las empresas deberán convertirse en “empresas de IA”, para poder aprovechar los considerables beneficios que aportará la capacidad para conocer mejor a los clientes, explorar nuevos mercados y contrarrestar las nuevas compañías impulsadas por la IA que podrían intentar hacerse con su cuota de mercado. En los últimos años hemos visto cómo Netflix ha superado a organizaciones como ExxonMobil en cotización, cosa que sirve para recordar a las empresas tradicionales que un enfoque estratégico centrado en la IA y los datos es clave para afrontar una nueva visión del futuro.

Para obtener los beneficios de la IA, a la vez que se mitigan los riesgos, las empresas deben asegurarse de que son lo suficientemente ágiles para poder adoptar las mejores prácticas para crear una transformación responsable usando la IA.

Actualmente hay muchas herramientas disponibles para ayudar a los líderes y a las organizaciones a orientarse en la compleja aplicación de ...


Kay Firth-Butterfield

Directora de Inteligencia Artificial y Machine Learning en el Foro Económico Mundial y miembro de su Comité Ejecutivo ·