Creatividad e innovación en la empresa

Creatividad e innovación en la empresa Creatividad e innovación en la empresa
Business Review (Núm. 340) · Estrategia

La base de la innovación es la creatividad, y esta es un paso necesario para innovar. Aplicado a la empresa, la creatividad ha de surgir en un ambiente general, en una estructura abierta que motive e invite a la libre expresión. Pero ¿cuáles son las fuerzas que impulsan a las empresas a innovar?, ¿qué pueden hacer las organizaciones? Anticiparse al entorno, definir estrategias a largo plazo y disponer de un proceso estructurado para la innovación son las claves.

Innovación: 48.700.000 resultados en 30 segundos en Google. Este sencillo ejercicio nos indica que la innovación es, aparentemente, un concepto importante.

Es evidente que, en cualquier empresa y organización, sea del tipo que sea, la palabra innovación es una de las más repetidas. Hay cientos de definiciones sobre lo que es y no es la innovación, pero la que podría tener más consenso es que la innovación es la introducción en el mercado de algo nuevo, bien sea nuevo para la empresa, bien sea nuevo para el mercado.

Esta definición vinculada directamente con el mercado sugiere que, evidentemente, el concepto tiene mucho que ver con el marketing. Y es que la innovación es un elemento de vital importancia en cualquier organización. El dicho empresarial popular que reza “Innovar o morir” es radicalmente cierto y, definitivamente, más relevante que nunca, dado el entorno cambiante en el que han de competir las empresas y organizaciones.

Pero la innovación no es la invención. La primera necesita el mercado; sin él, no existe. Veamos algunos ejemplos:

Kodak era una gran empresa focalizada, básicamente, en el desarrollo de film para máquinas de fotografiar. Una empresa líder, un gigante con fuertes departamentos de investigación y desarrollo. Ellos fueron pioneros en la tecnología digital y quienes inventaron la cámara digital, pero no la pusieron en el mercado. Pensaron que nunca podría superar la calidad de sus productos, y el invento se quedó en un cajón. No dieron el paso de innovar. En 2012 presentaron un concurso de acreedores.

Otro caso empresarial de referencia es el de Akio Morita1, fundador y presidente de Sony. En un Japón arruinado al terminar la Segunda Guerra Mundial, Akio Morita impulsó una pequeña empresa de productos de electrónica. Uno de los éxitos de la compañía fue una grabadora de cinta que supuso una innovación en el mercado. Fue el principio de la introducción de la compañía en Estados Unidos y del “Made in Japan” como marca de calidad. Al Sr. Morita le gustaba la música, y observó que a la gente le gustaba llevar la música consigo. En Estados Unidos era normal ver a alguien con un enorme aparato de música en el hombro atronando por las calles. Atender a este mercado era un buen objetivo para las grabadoras de Sony, pero estas tenían un tamaño demasiado grande, por lo que Sr. Morita propuso eliminar la parte de grabación y los altavoces, que sustituyó por auriculares, para ...


Isa Moll

Directora del MSc en Marketing Management y del Women Board Member Program, y profesora de Esade Business School ·

Jordi Montaña

Catedrático emérito de Esade Business School y Director del Centro de Estudios de ANDEMA ·