Design Thinking: más allá de mitos y leyendas

Design Thinking: más allá de mitos y leyendas Design Thinking: más allá de mitos y leyendas

ES

Enric Segarra

Business Review · TIC

A pesar de que todo el mundo reconoce la importancia que tiene la innovación a la hora de ser competitivo en un entorno que es volátil, incierto, complejo y ambiguo, y en el que lo extremo (aquello que, antes de que ocurriese, nadie esperaba, y, por tanto, era altamente improbable; lo que el matemático Nassim N. Taleb denomina "Cisnes Negros") es ahora lo cotidiano (la nueva "normalidad"), son muy pocas las organizaciones que admiten sentirse plenamente satisfechas con los resultados de sus planes de innovación. Es por ello que, continuamente, la comunidad empresarial persiste en la búsqueda de las claves que llevan a que, en algunas compañías, la innovación florezca de manera sistemática, mientras que, en otras, en el mejor de los casos, el tema quede en manos del azar.

En este sentido, y especialmente desde hace unos años, el design thinking está destacando como una de las formas más efectivas de innovar. Se trata de un planteamiento, método y también actitud frente a la innovación basado en usar en el ámbito de la empresa el proceso que siguen los diseñadores y sus herramientas para hacer frente a sus retos. Tanto es así que nos vemos bombardeados por todo tipo de artículos, referencias, videotutoriales, cursos formativos, foros de debate… que certifican la popularidad creciente de esta metodología en todos los ámbitos empresariales.

Qué es el 'Design Thinking' y cómo aplicarlo El design thinking (DT) es un modo de pensar que se acompaña de un proceso iterativo que consta de cuatro pasos:

• Identificar la oportunidad.

• Imaginar la solución.

• Materializar la solución.

• Obtener feedback…, y vuelta a empezar.

El DT permite hacer frente, de manera sistemática y creativa, a cualquier tipo de problema o desafío que se plantee. Es el esquema-proceso que, invariablemente, siguen los diseñadores (pues así han sido educados) para generar nuevas posibilidades (léase tanto nuevos productos/servicios como nuevos procesos y/o nuevos sistemas/modelos) que crean valor para aquellos para los que diseñan (en general, usuarios finales; pero no únicamente), pues satisfacen sus necesidades (muchas veces, latentes, y ni siquiera articuladas por el propio beneficiario) de manera eficaz, al haber entendido de primera mano (a través de prácticas...