El próximo imperativo medioambiental para las empresas: cumplir el reto 80-20

El próximo imperativo medioambiental para las empresas: cumplir el reto 80-20 El próximo imperativo medioambiental para las empresas: cumplir el reto 80-20
Business Review · Estrategia

De todos los países industrializados, Suecia es el más avanzado a la hora de poner ? n a su dependencia de los combustibles fósiles. En la actualidad, sólo el 30% de la energía del país depende del petróleo, en comparación con el 77% en 1970. En cambio, la dependencia energética de Estados Unidos de los combustibles fósiles es del 85%. El 15% de todos los coches que se vendieron en Suecia en 2007 pueden funcionar con etanol, mientras que en el año 2000 esta cifra se situaba en el 2%. Se calcula que un coche que funcione con etanol de caña de azúcar o celulosa emite entre un 85% y un 90% menos de los gases causantes del efecto invernadero que un coche de gasolina. Todos los principales fabricantes de vehículos de Suecia ofrecen en la actualidad coches o camiones de combustible ? exible que funcionan bien con etanol, gasolina convencional o una mezcla de ambos.

En 2005, una comisión patrocinada por el gobierno anunció su intención de convertir Suecia en la "primera economía libre de petróleo de todo el mundo", empezando con una "región biocombustible" que ya existe. En esta área, que abarca 22 municipios y se halla aproximadamente a unos 320 kilómetros al norte de Estocolmo, el etanol, menos contaminante que la gasolina convencional, es tan barato y fácil de conseguir como ésta.

Se podría pensar que los cambios de esta magnitud requieren un gran esfuerzo por parte del gobierno y hacen necesaria la participación de decenas de miles de personas, generosas subvenciones y años de investigación que requieren una importante ? nanciación. Sin embargo; hasta hace muy poco no existía ningún apoyo de este tipo. De hecho, se han desarrollo discretamente in? nidad de redes locales, impulsadas por los esfuerzos de pequeños grupos de líderes comprometidos y valientes tanto del sector público como del privado.

La historia de Suecia es un valioso modelo de lo que los historiadores denominan "innovación básica": cambios fundamentales en tecnología y organización que crean nuevas industrias, transforman las existentes y, con el tiempo, rede? nen las sociedades. Las innovaciones básicas –incluidos la electri? cación, el automóvil, los viajes aéreos comerciales, la informática digital y, más recientemente, Internet– implican no sólo una única y novedosa tecnología, sino también un conjunto de nuevos inventos, prácticas, redes de distribución, empresas y modelos de negocio, así como cambios radicales en el modo de pensar que se combinan par...