Entrevista a Daniel Goleman "La inteligencia emocional requiere focalización"

Entrevistas

Entrevista a Daniel Goleman "La inteligencia emocional requiere focalización" Entrevista a Daniel Goleman "La inteligencia emocional requiere focalización"

Su último libro trata de una habilidad a la que usted llama "el motor oculto de la excelencia". Háblenos de ello. Mi nuevo libro es sobre el poder de la " focalización de
la atención" y sobre los sistemas cerebrales involucrados en la misma. Sostengo que aquellos que ostentan puestos de liderazgo tienen que ser expertos en focalizar
la atención de tres maneras distintas: la primera es la autoconciencia, y, como resultado de ello, la capacidad de gestionar las propias emociones; la segunda es la conciencia de otras personas; y la tercera es la concentración externa, ya sea un conocimiento de su organización en su conjunto o, en un sentido más amplio, de los sistemas que afectan a la industria. La lente más grande con la que podemos tratar nuestra concentración abarca un sistema global, y tiene en cuenta las necesidades de todos (incluyendo las de aquellos sin poder ni riqueza), yendo muy por delante a su tiempo. Un líder necesita los tres tipos de atención (a pleno rendimiento y de manera equilibrada), con el fin de lograr un rendimiento óptimo.

¿Cómo llegó a la conclusión de que focalizar era una habilidad tan integral? En un sentido colectivo, nuestra capacidad de concentración está en jaque. Nuestros hijos crecen en un ambiente con más distracciones que en cualquier otro momento en la historia humana; para muchos adultos, la distracción más poderosa no es ni siquiera el ruido que pueda haber a nuestro alrededor, sino la confusión que hay en nuestras propias mentes. La parte positiva es que nuestra comprensión
de los procesos de focalización de la atención se encuentra ahora en un punto en el que contamos con más ciencia que nunca y con una mayor comprensión de la misma.

La focalización abarca una serie de habilidades, cada una de las cuales es importante en diferentes circunstancias. Un tipo bien conocido de focalización es la concentración, que implica ser capaz de prestar atención a lo que está "aquí", ignorando para ello todo lo que se encuentre "allá". Otra forma de focalización es la "presencia abierta", que implica, simplemente, estar con la persona situada justo en frente de nosotros y prestarle toda nuestra atención en ese momento. Una tercera forma muy diferente es la "asociación libre", en la que dejamos que la mente vague por donde quiera. Esto es esencial para la creatividad y la inn...