ENTREVISTA a Gary Pisano. Construcción creativa: el ADN de la innovación sostenida

ENTREVISTA a Gary Pisano. Construcción creativa: el ADN de la innovación sostenida ENTREVISTA a Gary Pisano. Construcción creativa: el ADN de la innovación sostenida

KC

Karen Christensen

Business Review (Núm. 298) · Estrategia

El profesor de Harvard Gary Pisano describe el antídoto contra la destrucción creativa para las organizaciones consolidadas: la construcción creativa

Joseph Schumpeter definió la destrucción creativa –la idea de que los innovadores exitosos siembran las semillas de su propia destrucción– hace más de setenta años. ¿Sigue siendo un fenómeno hoy?

Sin duda alguna. Schumpeter acertó de lleno cuando acuñó ese término, y es asombroso que lo escribiera hace 70 u 80 años. Hoy en día, muchos aspectos del progreso económico y la competencia están definidos por las dinámicas que él describió. Estamos asistiendo a la creación constante, casi incesante, de nuevas empresas que desarrollan formas nuevas e innovadoras de hacer las cosas, desafiando a los jugadores existentes con nuevas tecnologías y modelos de negocio. Como resultado de esto, la competencia actual tiene dos niveles: los incumbentes que se desafían entre sí y los recién llegados que desafían a los incumbentes. En las últimas décadas, hemos visto cómo innumerables empresas consolidadas caían por el camino porque habían sido barridas por los advenedizos schumpeterianos, que a su vez se convertirán en gigantes. El ascenso de Amazon y lo que ha sucedido en el sector minorista constituyen un ejemplo clásico de destrucción creativa.

 

Usted escribe que, lamentablemente, los esfuerzos hacia la innovación transformadora en el seno de las grandes empresas, a menudo, son vistos como un mal uso del dinero de los accionistas. ¿La gente realmente cree eso?

Por supuesto. Solo tiene que mirar los informes de los analistas sobre el gasto en I+D o escuchar las conversaciones en las reuniones de los Consejos de Administración. Especialmente cuando los accionistas activistas o los fondos de inversión se incorporan a los Consejos de Administración de las empresas, a menudo maniobran para tomar el control y limitar la inversión en investigación y desarrollo. En cierto sentido, este enfoque en la creación de valor a corto plazo para los accionistas solo amplifica las fuerzas de la destrucción creativa: si es una gran empresa y cree que sus accionistas no quieren invertir en innovación, no lo hará. Y, por supuesto, si no se invierte en innovación, estaremos ante una profecía autocumplida, porque solo quedará esperar a que alguien llegue y le arrincone.

 

En mi trabajo hago lo que puedo para afrontar esta lógica defectuosa. Si bien es cierto que las grandes empresas no pueden avanzar por el camino hacia la gloria simplemente gastando mucho, si están correctamente diseñadas y dirigidas, puede...


Karen Christensen

·

Editora de Rotman Management