Escalando las plataformas, rápido y despacio

Escalando las plataformas, rápido y despacio Escalando las plataformas, rápido y despacio
Business Review (Núm. 313) · Estrategia

La opinión generalizada es que las empresas de plataformas digitales deberían crecer rápidamente, pero, en algunos mercados, esto es un error.

Poco después de su fundación en 2009 en San Francisco, Uber ejecutó una sencilla estrategia que rápidamente dio lugar a su expansión a escala global. Para alcanzar el efecto de red, conectando lo más rápido posible el máximo número de conductores y pasajeros, la compañía priorizó ir haciendo lanzamientos en ciudades nuevas. Para ello, fueron contratando equipos centrales formados por directores generales, directores de operaciones y community managers en varias ciudades a la vez. En cada una de ellas, estos equipos atraían a los conductores ofreciendo una aplicación –y a veces un smartphone gratuito– a los servicios de coches de alquiler con conductor existentes para sacar un rédito económico de su tiempo de inactividad. Para atraer pasajeros, ofrecían tarifas subvencionadas a los asistentes a grandes congresos y otros eventos de gran visibilidad, inscribiéndolos para conseguir miles de pasajeros más gracias al boca a boca1.

El crecimiento rápido, como vemos en el caso de Uber, es un elemento central de la estrategia de plataformas, y la velocidad se considera el factor decisivo en la carrera por lograr tener éxito en unos mercados donde el ganador se lleva todo el botín y, además, se lleva el botín más grande2. Sin embargo, hemos descubierto que el crecimiento rápido puede no ser la mejor estrategia para todas las plataformas: en algunos casos, una estrategia de crecimiento más prudente, progresiva y, por lo tanto, más lenta puede resultar más beneficiosa.

Al estudiar empresas basadas en plataformas, incluyendo Airbnb, Amazon, Apple, Expedia, Facebook (en particular, su proyecto de pago electrónico, Libra), Google, Grindr, LinkedIn, Netflix, PayPal y Uber, descubrimos que la complejidad regulatoria y el riesgo regulatorio son dos factores importantes, pero a menudo descuidados, a la hora de tomar decisiones respecto al crecimiento de estos negocios. Además, es probable que tengan cada vez más peso en los próximos años a medida que los esfuerzos por regular las compañías tecnológicas van ganando impulso, y cada vez son más las empresas de una gama más amplia de sectores y mercados que buscan captar los beneficios de las plataformas.

 

 

Delimitando la complejidad y el riesgo regulatorios • La complejidad regulatoria se refiere a las actuales barreras legales y regulatorias que rigen la creación y las operaciones de una plataforma en un sector. Los costes de operar en sectores co...


Max Büge

Profesor invitado en la Saïd Business School de la Universidad de Oxford ·

Pinar Ozcan

Profesora de Iniciativa Empresarial e Innovación en la Saïd Business School de la Universidad de Oxford ·