Gestión de personas: embajadores de la cultura emergente

El sector opina

Gestión de personas: embajadores de la cultura emergente Gestión de personas: embajadores de la cultura emergente

No olvidemos, en relación a la gestión de personas, que las empresas son un sistema vivo que cambia y se regenera de forma constante, que las formamos personas que trabajamos en una cultura común que está siendo transparente para nosotros mientras estamos integrados en ella. Y que, como sistema vivo, la empresa transita por distintos ciclos vitales que traen de la mano cambios a los que ha de responder no solo para adaptarse, sino también para generar el tipo de cambio que quiera liderar. La empresa necesita adquirir nuevos paradigmas que, en el momento oportuno, se transformen en facilitadores del cambio. Para que esto ocurra, es importante no generar siempre los cambios de arriba hacia abajo, ignorando la cultura ya construida y sin dar tiempo a que las personas puedan integrar esos cambios. La empresa inteligente aprende a valorar lo que ha funcionado y da espacio y tiempo a la incorporación de nuevas formas de actuar que permitan también empezar el cambio desde abajo, con embajadores que representen los nuevos valores que queremos integrar en la nueva cultura. Para que lo que construye RR. HH. no sea visto como "un invento que nada tiene que ver con nosotros" hace falta empatía. Lo primero es escuchar y preguntar con un interés genuino, conocer las necesidades actuales de primera mano y dar una respuesta hábil a las personas que trabajan en la empresa, y a la vez incluir las posibles necesidades futuras que hacen que la empresa esté viva, pueda crecer y mejore de dentro hacia fuera. Sería positivo que RR. HH. fuera el altavoz de la cultura emergente, y, para ello, a veces hay que ser menos complaciente y asumir más riesgo. ...