Hacia un turismo responsable y sostenible

Hacia un turismo responsable y sostenible Hacia un turismo responsable y sostenible
Business Review · Estrategia

En 1994, el señor Colin Marshall, presidente de British Airways, reveló en el lanzamiento de los Tourism for Tomorrow Awards uno de los principales retos para la industria turística: "Asegurar que los ambientes en que viven otras personas, ya sea una línea de costa, una ciudad, una cadena de montañas o la selva, se mantengan frescos e inmaculados no sólo para mañana, sino para el mañana". Sus comentarios se recuerdan por la advertencia que contenían, en la línea de que el sector empresarial apostara por la sostenibilidad del turismo, aunque fuera por interés propio. Las empresas turísticas son vulnerables cuando los lugares de interés del patrimonio natural y cultural, así como el espacio público, se deterioran. Éste, precisamente, es el reto del turismo sostenible, y, como veremos, resulta una parte importante de los motivos de negocio que hay para comprometerse con los desafíos de la sostenibilidad.

Lo que dijo sir Colin Marshall inmediatamente antes de exponer el argumento del egoísmo ilustrado es probablemente más significativo aún, puesto que describió la industria del turismo como "... esencialmente, el alquiler por períodos cortos de los entornos de otras personas...". Es el sector de los viajes y el turismo el que recoge la mayor parte de las rentas que pagan los turistas por la experiencia que tienen en casa de otras personas, en la vida cotidiana de la población local, en sus plazas, parques y edificios religiosos, y a menudo en los museos y galerías de arte que son gratuitos tanto para los turistas como para los lugareños. En este sentido, ni los turistas ni las empresas turísticas pagan a menudo lo suficiente para cubrir los gastos de limpieza y mantenimiento del espacio público. Las empresas de turismo y viajes argumentan que ingresan sus impuestos al igual que otras compañías, y que todas las empresas hacen uso del espacio público, con la única diferencia de que ellas lo ofrecen como parte de su producto principal. En la mayoría de los destinos, la calidad del espacio público es importante o muy valiosa. Pero, ¿cómo mantener la calidad de dicho espacio público cuando un turista independiente viaja, por ejemplo, a Barcelona y utiliza las playas, avenidas, calles históricas, plazas y parques, y no paga por este privilegio?

 

EL RETO DE LA SOSTENIBILIDAD

La industria del turismo tiene una amplia gama de impactos positivos y negativos que afectan a los tres elementos de la sostenibilidad (...