Innovación y digitalización: Claves para el futuro de las PYMEs

Innovación y digitalización: Claves para el futuro de las PYMEs Innovación y digitalización: Claves para el futuro de las PYMEs

Para asegurarse un brillante futuro como pyme, es clave mejorar la competitividad. La innovación y la digitalización nos ofrecen interesantes oportunidades. Europastry y PcComponentes son dos ejemplos de compañías que han sabido generar oportunidades en el mercado, algo que las ha colocado en una muy relevante posición competitiva. ¿Cómo lo han logrado? ¿Y qué podemos hacer para generar un brillante futuro para nuestras pymes? EUROPASTRY  Cuando el actual presidente de Europastry, Jordi Gallés, entró a trabajar en la empresa fundada por su padre como controller en el año 1996, la compañía consiguió superar los 39 millones de euros de facturación consolidada. Europastry había nacido de la mano de Pere Gallés, descendiente de una saga de panaderos de un pequeño pueblo de la provincia de Barcelona, Castellterçol, que había aprendido el oficio de su padre. Su sueño había sido ser arquitecto, pero, siguiendo la tradición familiar y los consejos de su padre, se hizo panadero. En 1963 abriría su primera panadería en Badalona, una ciudad situada en la costa, muy cerca de Barcelona. Esta panadería se convertiría en el germen de una cadena de panaderías a la que denominarían El Moli Vell (El Viejo Molino). En la década de los 70 adquirió dos empresas panificadoras para abastecer y consolidar el crecimiento de su cadena. Pero, lejos de contentarse con el éxito de sus panaderías, Pere Gallés continuó explorando oportunidades e innovaciones, y en uno de sus viajes a Francia para participar en una feria del sector, a primeros de los años 80, descubrió el pan ultracongelado en masa. Este era un sistema revolucionario para la industria, pero poco eficiente. Pese a que permitía avanzar la preparación del pan, para la terminación del producto en la panadería se necesitaba invertir tres horas, ya que el pan se tenía que fermentar antes de cocer. En aquel momento, el Sr. Gallés se planteó: "¿Por qué no vamos más allá? ¿Podemos conseguir mejor calidad?". "En realidad –explicaba años después en una entrevista–1, lo que hicimos fue dar un paso más: en Francia se congelaba la masa de pan en crudo, antes de la fermentación, pero nosotros, después de algunos años de pruebas hasta conseguir el producto adecuado, optamos por congelar el pan tras sacarlo del horno a media cocción. Esto aún no se hacía en ningún sitio". Este sistema permitía convertir el pan en un producto no perecedero de larga duración, que podía viajar, estando disponible para su consumo tras ...