La estrategia de larga cola para la externalización de las TI

La estrategia de larga cola para la externalización de las TI La estrategia de larga cola para la externalización de las TI
Business Review · TIC

La externalización de las tecnologías de la información solía obedecer a la necesidad de ahorrar costes. Hoy en día también responde a la necesidad de innovar. Algunas empresas líderes están reinventando sus carteras de proveedores para alcanzar ese objetivo.

Hoy en día, el ritmo acelerado de los cambios tecnológicos ha transformado de forma fundamental la externalización de las TI a nivel global. Considerada tradicionalmente como una medida para ahorrar costes, la externalización de las TI se usa cada vez más como una herramienta estratégica para adquirir innovación de vanguardia. Muchas empresas están ampliando sus carteras de proveedores de TI para incluir también empresas de menor tamaño, altamente innovadoras. No obstante, esta búsqueda de tecnologías y capacidades emergentes ha aumentado la complejidad de la gestión de las carteras de proveedores. Las prácticas de externalización que las empresas han ido desarrollando en la última década se encuentran bajo un nuevo nivel de presión. Hoy en día, las organizaciones deben reimaginar las estrategias de externalización de las TI en unos entornos empresariales cada vez más agitados.

 

El lado negativo de la externalización tradicional

En el pasado, se aconsejaba a las empresas que optimizaran sus carteras de proveedores de servicios de TI confiando en unos cuantos partners importantes, con una amplia experiencia1 tecnológica e industrial, y limitando el número de proveedores ad hoc. Con el fin de mitigar el considerable riesgo de monopolio asociado a este tipo de carteras, se recomendaba a las compañías que usaran contratos a corto plazo con incentivos bien diseñados. A nivel colectivo, este grupo limitado de colaboradores era capaz de ofrecer un conjunto integral y complementario de capacidades, al tiempo que la competencia entre ellos podía motivarlos a invertir más tiempo y recursos en el cliente. Al gestionar centralmente esta cartera "optimizada", la empresa podía alcanzar las economías de escala necesarias para lograr un coste bajo y una alta eficiencia.

Aunque esta estrategia de externalización fue diseñada para garantizar las economías de escala y mejorar la eficiencia2, las empresas también confiaban en que sus colaboradores externos introducirían tecnologías innovadoras y servicios relacionados3. Son pocos, sin embargo, los líderes empresariales y de TI que se mostraron satisfechos con el nivel de innovación introducido po...