'Mark-Tech-Ing': márketing + nuevas tecnologías

'Mark-Tech-Ing': márketing + nuevas tecnologías 'Mark-Tech-Ing': márketing + nuevas tecnologías

No cabe la menor duda de que la revolución tecnológica y su exponencial desarrollo han transformado el comportamiento del consumidor. Del orden de 150 veces al día se "consulta" el smartphone, según el informe La Sociedad de la Información en España (SIE), de Telefónica. ¿Dónde buscamos los productos? ¿Dónde realizamos las compras? ¿Cómo pagamos? ¿Cómo nos relacionamos con las marcas y con otros consumidores? Todas estas cuestiones, y más, ponen en evidencia los cambios producidos por las nuevas tecnologías en el comportamiento de compra y de consumo:

Llevamos nuestro "buscador" en el móvil, consultamos la opinión del rendimiento de un producto en un foro virtual, registramos nuestras preferencia en una web con objeto de recibir  propuestas personalizadas de acuerdo a nuestros gustos, pagamos sin dinero en efectivo (online o contactless), nos traen el producto a casa y expandimos nuestras relaciones sociales haciéndonos miembros de una comunidad de fans o de usuarios de un producto.

Igualmente, se han roto los horarios comerciales: podemos comprar a cualquier hora, la tienda está permanentemente abierta y disponemos del mayor escaparate del mundo gracias al entorno online. La multisituacionalidad de un consumidor en su vida cotidiana le permite  estar activamente conectado a las personas y a los productos, en cualquier momento y situación, mediante la multicanalidad y los multidispositivos (tableta, PC, smartphone, smartwatch, etc.), que propician una constante y desdibujada situación on y offline. Una tecnología que confiere al consumidor el poder de la ubicuidad, pudiendo estar en dos sitios al mismo tiempo: físicamente en una tienda, pero virtualmente en otra, al consultar el precio del mismo producto que desea adquirir.

Nos encontramos ante un comprador con "superpoderes" no solo de compra, sino también de influencia. Porque,  más allá de vivir en la era de la información, nos hallamos en la era de la influencia, en la era de la necesidad de comunicar y de compartir; de difundir y de consumir opiniones y experiencias de consumo. Y es aquí  donde, en cierto sentido, aparece una cierta tiranía por parte del consumidor. Sirva como ejemplo el hecho de que, a pesar de que se trata, quizá, de una opinión subjetiva y sin representatividad estadística, ¿alguien escogería un hotel que hubiese tenido un comentario negativo en TripAdvisor?

Resulta evidente que las organizaciones deben estar a...