Mujeres en consejos de administración

Mujeres en consejos de administración Mujeres en consejos de administración

Este devastador título de 1993, Think manager, think male, todavía parece ser cierto 24 años más tarde. Aunque es un hecho que las mujeres representan el 50% del capital humano disponible y, en el mundo occidental, tienen una preparación equivalente a la de los hombres. Sin embargo, y a pesar de la amplia aceptación de los beneficios que representa la diversidad en los procesos de toma de decisiones en la Alta Dirección, no están igualmente representadas en los órganos de gobierno (Catalyst annual report). A propósito de esta desigualdad, en 2013, la comisaria de Justicia de la UE, Viviane Reding, hizo una petición formal a las grandes empresas cotizadas de Europa para que se comprometieran a alcanzar, en el año 2015, una representación del 30% de mujeres en los Consejos de Administración. La mayoría de los países respondieron a la llamada instituyendo indicadores, objetivos o cuotas, recomendando una representación determinada de mujeres en el Consejo. Y aunque se han observado mejoras en muchos países, aún queda mucho camino por recorrer, pues todavía no se ha logrado alcanzar el objetivo establecido hace cinco años. Según puede observarse en la tabla 1, Noruega es el país líder a nivel mundial en igualdad de oportunidades y participación femenina en los Consejos de Administración. Estos resultados se atribuyen a que Noruega, en 2003, implementó una controvertida ley, con la cual obligaba a que todos los Consejos que cotizaban en la Bolsa de Oslo, al llegar a 2008, debían tener el 40% de representación de cada sexo. Esta ley fue acompañada de una amenaza que consistía en retirar de la Bolsa a aquellas empresas que no cumplieran dicha ley. Cuando el plazo llegó a su fin, cinco años más tarde, prácticamente todas las empresas del país habían cumplido, arrojando unos resultados de un 38% de mujeres consejeras, multiplicando así por cinco el número de consejeras y dando el salto desde un "no aprobado" del 6,8%, en 2003, a un "notable" del 38% en 2008. España fue el segundo país europeo en aprobar una ley de igualdad de género, cuyo objetivo inicial era aumentar la participación de las mujeres en todas las organizaciones públicas y privadas. Esta ley establecía el objetivo de alcanzar una participación del 40% de mujeres en Consejos de Administración en 2016, un aumento significativo con respecto al 5% que tenía España en ese momento. La ley, una imitación diluida de la ley noruega y de naturaleza aspiracional, ha demostrado ser demasiado ambiciosa p...