Seguir siendo real en un mundo virtual: el caso de Flextronics

Seguir siendo real en un mundo virtual: el caso de Flextronics Seguir siendo real en un mundo virtual: el caso de Flextronics

El nombre de Flextronics no resuena como los de Microsoft, Hewlett-Packard, Xerox, Sony o Ericsson. De hecho, rara vez aparece en ninguna parte. A pesar de ello, los conocidos productos que la empresa fabrica son ubicuos: todas las consolas Xbox de Microsoft (un contrato por valor de 750 millones de dólares al año), la mayoría de las impresoras de inyección de tinta de Hewlett-Packard (1.000 millones de dólares), todas las fotocopiadoras de sobremesa de Xerox (1.000 millon es de dólares), todos los teléfonos móviles de Sony Ericsson (2.000 millones de dólares) y, a partir del próximo año, la mayor parte de los equipos de telecomunicaciones de Nortel (2.000 millones de dólares).

Michael Marks, el consejero delegado de Flextronics, es también alguien desconocido –verdaderamente, su nombre no tiene el reconocimiento de superestrellas del mundo empresarial como Bill Gates, Michael Dell o Jack Welch–, pero ha convertido silenciosamente a Flextronics, la mayor y más innovadora de una nueva casta de empresas fabricantes que hacen subensamblajes y productos enteros para empresas tecnológicas con nombre de marca, en una enorme y próspera empresa global siguiendo una visión que se opone a las tendencias de la dirección de empresas de la última década. Mientras que muchas compañías han reducido sus plantillas, han creado nuevas empresas a partir de sus divisiones o han menguado de algún otro modo, Flextronics ha ido contracorriente: se ha integrado verticalmente, se ha expandido globalmente y ha crecido mediante adquisiciones.

Desde sus modestos comienzos en 1990 como fabricante de circuitos impresos de Singapur, Flextronics se ha convertido en un gigante global de la fabricación tecnológica. Con 14.500 millones de dólares en ingresos anuales y 95.000 empleados, es mayor que muchos de sus clientes. Si las empresas de Singapur aparecieran en la lista de las primeras 500 empresas de Fortune, Flextronics sería la número 138.

Sin embargo, Marks pre? ere centrarse en otra lista de la revista Fortune: la clasi? cación de las empresas estadounidenses por el rendimiento de sus activos a diez años. Con un rendimiento de los activos del 25,1% anual, Flextronics ocuparía el puesto 31, por delante de estrellas tecnológicas como Oracle, Intel y Texas Instruments. Aunque los márgenes de bene? cio son escasos en la fabricación subcontratada –el margen bruto de Flextronics es tan sólo del 6% (comparado con el 36% de General Electric)–, el rendi...