Un nuevo desafío para el márketing: crear diseños "conectados"

Un nuevo desafío para el márketing: crear diseños "conectados" Un nuevo desafío para el márketing: crear diseños "conectados"

La inteligencia de la que se está dotando a las cosas que nos rodean está transformando no solo  los productos en "servicios inteligentes", sino también la cadena de valor, que, de su forma lineal tradicional, evoluciona hacia un ecosistema formado por complejas alianzas entre empresas, clientes y personas. Esta "desintermediación" de los canales de distribución y el hecho de poder conectar directamente con los clientes supone para las empresas un conocimiento más profundo de los consumidores y contribuye a aumentar su fidelidad, pero también aporta a las organizaciones ingresos recurrentes más frecuentes. Realmente, el Internet de las Cosas (IoT) permite transformar "compañías de producto" en "compañías de producto as a service". Ante este nuevo paradigma, solamente aquellas compañías que tengan la capacidad de transformar sus sistemas, procesos y cultura para desarrollar nuevos modelos de negocio colaborativos y diseñar de forma agresiva nuevas tecnologías de productos conectados podrán ser ganadoras en la próxima década. Y en este contexto surge una duda importante: ¿qué retos presenta esta tecnología a la hora de pensar y diseñar un producto o servicio?

EL SIGNIFICADO DE  UN PRODUCTO CONECTADO

Para diseñar un producto conectado y, por ende, inteligente es necesario integrar diferentes equipos, procesos multidisciplinares y nuevos métodos. Las organizaciones tienen que ser conscientes de que su estrategia tradicional, así como los métodos que han estado usando hasta ahora para el desarrollo de sus productos, es totalmente distinta a la que demanda un negocio plenamente "conectado". La tecnología del IoT ofrece casi infinitas posibilidades, siendo su principal objetivo conectar a clientes y empresas de formas inimaginables hasta el momento; y permite que los objetos "hablen" unos con otros continuamente, formando sistemas enormes, interconectados, capaces de crear, analizar, agregar o actuar sobre los datos. Los nuevos productos inteligentes necesitan incorporar la tecnología del IoT desde el comienzo. Así, el diseño sirve no solo para generar productos inteligentes, sino también para crear un sistema efectivo conectado. Para ello, es indiscutible que cualquier producto desarrollado para este fin debe cumplir con unos requisitos fundamentales desde el momento mismo de su concepción. Ha de:

Basarse en la experiencia del usuario.

Aportar información en tiempo real.

...


Alberto De Torres Pachón

·

Director académico y profesor en el ICEMD/ESIC y socio director en Nektiu.