Caso Ant Group: Cómo las ‘fintechs’ han iniciado la cuenta atrás para los bancos

Casos prácticos

Caso Ant Group: Cómo las ‘fintechs’ han iniciado la cuenta atrás para los bancos Caso Ant Group: Cómo las ‘fintechs’ han iniciado la cuenta atrás para los bancos
Business Review (Núm. 313) · Finanzas

Ant Group, filial del gigante chino del comercio electrónico Alibaba, es la punta de lanza de más de veinte mil 'startups' que están poniendo en jaque a las entidades financieras. Ante este auténtico tsunami, acelerado por la crisis de la COVID-19, los bancos tradicionales buscan la fórmula que les permita abandonar sus hasta ahora protegidas “playas” para surfear la “ola gigante” de la disrupción. ¿El sector financiero sobrevivirá a la competencia de las 'fintechs' de la mano de las nuevas herramientas del emprendimiento corporativo?

Ant Group –comercialmente conocida como Alipay– es la plataforma de pago de Alibaba, el gigante chino del comercio electrónico, cuyos resultados anuales del año fiscal 2020 impresionan: Alibaba tuvo ese año 71.985 millones de dólares de ingresos y un beneficio neto de 21.080 millones de dólares, con un aumento anual del 62% en el primer caso y del 86% en el segundo1. Ant Group, con sede en Hangzhou, conocida como el Silicon Valley chino, controla el 70% del mercado de pagos móviles en China, y unos ciento cincuenta mil comercios en otros setenta países, entre ellos Francia y Alemania, operan con Alipay. La compañía da servicio a un total de 960 millones de clientes, el 20% de ellos fuera de China.

La ambición de convertirse en un supermercado financiero le ha llevado a abrirse camino internacionalmente a golpe de talonario. En enero de 2018 pagó 880 millones de euros por MoneyGram, el líder de las remesas en EE. UU. También ha invertido en la fintech india Paytm, la tailandesa Ascent Money y la surcoreana KakaoPay. La guinda de toda esta estrategia corporativa iba a ser la salida a bolsa, la más grande de la historia, con un importe total de 270.000 millones de euros, pero el Estado chino paralizó esa operación. La decisión tiene una explicación: Ant Group no solo pone en entredicho la banca tradicional, sino que también desafía la preeminencia de los bancos estatales y otras grandes instituciones financieras chinas que disfrutan de un estatus privilegiado. Los reguladores observan con cautela su vertiginoso crecimiento, temerosos de que acabe desdibujando el férreo control que el gobierno ejerce sobre todas las relaciones financieras.

Abrumadoras cifras e intervenciones estatales aparte, Ant Group es un buen ejemplo de la innovación que está sufriendo el sector financiero. Acostumbrados a tener a Occidente como referente mundial, para entender esta revolución hay que comenzar mirando hacia el este. En la mayoría de las ocasiones, llega a estas latitudes una versión edulcorada de la innovación financiera, nos asombramos con servicios de redondeo o agregación bancaria, cuando en realidad estamos a años luz de los avances que se están produciendo en China. Su laxa regulación favorece la incursión de las grandes empresas tecnológicas chinas en los servicios financieros, las llamadas BATJ (Baidu, Alibaba, Tencent Holdings y JD).

Los pagos a través de Alipay son su negocio fundamental; sin embargo, la empresa está crecie...


Iñaki Ortega Cachón

Profesor asociado de la Universidad Internacional de la Rioja (UNIR) ·

Joaquín Sanz Berrioategortua

Partner y director de inversiones en Kereon Partners ·