De la incertidumbre a la permacrisis: herramientas para una nueva era

De la incertidumbre a la permacrisis: herramientas para una nueva era De la incertidumbre a la permacrisis: herramientas para una nueva era

CS

Carlos Santana

Business Review (Núm. 345) · Estrategia

Hace dos décadas, las decisiones a la hora de llevar mercancía de un lugar a otro eran relativamente sencillas: se tomaban, básicamente, en función de dos factores, el tiempo de tránsito y su precio. Más tarde se añadió un tercer criterio, la sostenibilidad. Hoy todo ha cambiado, y es necesario tener presentes múltiples dimensiones a la hora de gestionar la cadena de suministro. Herramientas como la IA generativa pueden ayudarnos a gestionar los nuevos retos logísticos.

En la actualidad conviven diferentes factores que están transformando la manera de relacionarnos con nuestras cadenas de suministro. Por separado, ninguno de ellos ha tenido la fuerza suficiente para cambiar el paradigma tradicional, pero la convergencia de estos factores que definen el ecosistema global donde operamos ha conseguido que ahora sí nos encontremos frente a una nueva realidad.

Se trata de una realidad estrechamente ligada al modelo de globalización imperante, donde el mundo que vio nacer conceptos como la moda rápida, el auge del comercio electrónico, el just in time de la automoción o la masificación de los bienes de consumo se encuentra en pleno proceso de transformación. Para navegar esta nueva era debemos implementar las herramientas adecuadas, pero, sobre todo, tenemos que repensar nuestra manera de entender la toma de decisiones.

 

De la logística integral a la cadena de suministro Empecemos por el principio. El concepto “cadena de suministro” se popularizó con el incremento de la tensión comercial entre Estados Unidos y China en la década pasada, viralizándose definitivamente tras la pandemia de la COVID-19. Pese a resultar más “marketiniano” y pegadizo que el término “logística”, no deja de referirse a lo que en la industria se conocía, precisamente, como “logística integral”. Es decir, responde a una idea estratégica más que táctica de la cadena.

Dotando de contenido al concepto, más allá de una determinada forma de gestión, podríamos afirmar que se refiere al conjunto de las diferentes operaciones involucradas en la fabricación y distribución de un bien (incluyendo la logística inversa), así como a la interconexión de estas mediante procesos logísticos. Siempre entendiendo el proceso bajo una mirada de conjunto (estrategia).

Por ello, me atrevo a aventurar que, pese a la redefinición de la terminología, muchas de las situaciones a las que hoy nos enfrentamos –incertidumbre, roturas, desinformación, inseguridad, piratería y un largo etcétera– no son exclusivas de nuestro tiempo. Lo que sí es nuevo, y convierte la situación en excepcional, es la velocidad con la que todas ellas se sobreponen, así como su intensidad y la falta de control sobre las mismas. 

En la Galería de las Colecciones Reales, inaugurada en Madrid en julio de 2023, se pueden observar muestrarios de mármoles del Palacio Real para los Sitios Reales que datan de entre 1740 y 1...


Carlos Santana

Director académico del Programa Avanzado en Supply Chain de IE Business School y director de Desarrollo de Negocio en Silmaril Technologies ·