El papel de la responsabilidad social corporativa para ganar la guerra por el talento

El papel de la responsabilidad social corporativa para ganar la guerra por el talento El papel de la responsabilidad social corporativa para ganar la guerra por el talento
Business Review · Marketing

A estas alturas, es un dogma de fe que los profesionales cualificados, creativos y orientados a satisfacer a los clientes son esenciales para que una empresa logre diferenciarse de sus competidores. Es cada vez más frecuente que el éxito sea fruto de haber sido capaz de atraer, motivar y retener a un grupo de trabajadores de talento. No obstante, habida cuenta del limitado número de empleados extraordinarios existente, la competencia para hacerse con sus servicios es feroz.

Resulta cada vez más claro que las actividades relacionadas con la responsabilidad social corporativa (RSC) de una empresa constituyen un instrumento legítimo, convincente y de creciente importancia para atraer y retener a los buenos empleados. Por ejemplo, en un intento por mejorar su imagen de empresas socialmente responsables y, por tanto, de atraer y retener a buenos profesionales, los consejeros delegados de empresas destacadas como Home Depot, Delta Air Lines y SAP prometieron recientemente destinar millones de empleados voluntarios a colaborar en diversos proyectos comunitarios. Parece que sus esfuerzos tienen sentido: Jim Copeland, Jr., antiguo consejero delegado de Deloitte Touche Tohmatsu, lo expone de la siguiente forma: "Los mejores profesionales del mundo quieren trabajar en organizaciones en las que puedan prosperar y desean trabajar para empresas que muestren una buena imagen de ciudadanía corporativa".

En general, las iniciativas de RSC exteriorizan los valores de una empresa y, por tanto, pueden ser parte de la "propuesta de valor para el empleado", que, según indican recientes estudios, es el prisma a través del cual los directivos deben plantearse hoy día la gestión del talento. Además, la RSC humaniza la empresa de maneras que otras facetas del trabajo no son capaces de lograr; muestra a la empresa como una entidad que contribuye a la sociedad, en lugar de como una organización que únicamente se preocupa por optimizar los beneficios. Tal como lo explican otros investigadores, "el sueldo puede servir para que una persona continúe físicamente en su puesto de trabajo, pero por sí solo no es capaz de conseguir que las personas continúen emocionalmente en su puesto". Además, debido a las diversas formas que puede adoptar la RSC, muchas veces sirve como verdadero elemento de diferenciación para la empresa.

Así las cosas, no es extraño que muchas empresas emprendan iniciativas de RSC. De hecho, muchas empresas, grandes y pequeñas, incl...