La existencia resiliente. Cultivar el sentido del todo para mejorar las organizaciones

La existencia resiliente. Cultivar el sentido del todo para mejorar las organizaciones La existencia resiliente. Cultivar el sentido del todo para mejorar las organizaciones

No todo el mundo es capaz de recuperarse rápidamente tras vivir situaciones complicadas, y, por ello, las empresas buscan personas resilientes. Para aprender a desarrollar la capacidad para reponerse de vivencias dolorosas se pueden trabajar diferentes mecanismos. ¿Cuáles son los más efectivos? Distanciarse defensivamente del origen de la herida, aplicar sentido del humor e ironía, racionalizar lo sucedido con criterios analíticos y fomentar la creatividad interna para plantear nuevos proyectos y sentirse útil son algunas de las mejores opciones.

 

 

 

 

 

 

La psicología social, la psiquiatría clínica, el psicoanálisis y la antropología (a través de la observación y aplicación de ciertos preceptos y enfoques teóricos dentro de cada una de estas disciplinas) han permitido definir aquello que permite a los hombres mantenerse firmes, con energía y sin desesperación ante las peores y más trágicas circunstancias y fenómenos de la realidad. En concreto, lo que hace que algunas personas superen lo que provocaría un inevitable derrumbe sobre cualquiera más débil es la capacidad de saber, sin dudas de casi ningún tipo, hacia dónde se quiere ir: tener una misión, un empeño que posibilite cumplir con la disciplina vital, la cual resulta ser la condición necesaria para sobreponerse a los obstáculos, la frustración, la falibilidad y el dolor. En cierto modo, la singularidad de 
aquella persona que combate y se sobrepone a sus propios límites nace de su capacidad para sentir apego no solo por la vida, sino por una meta establecida en la propia concepción y entendimiento que ella misma hace del valor de vivir. Y es justamente sobre ese objetivo supremo donde comienza a girar dinámicamente nuestro deseo de superación y autorrealización. Tal conducta, receptora de lo actitudinal, es la que absorbe y representa la esencia pura de lo que denominamos resiliencia. 


LA RESILIENCIA COMO VALOR OPUESTO A LO PROVISIONAL

La vida moderna, que acontece mayoritariamente en el tiempo y espacio correspondientes a nuestra profesión y a la empresa que nos emplea, se caracteriza por la inestabilidad y la inseguridad. La sensación de provisionalidad que atenaza el desarrollo del mercado laboral (sujeto a coyunturas que son producto tanto de las crisis económicas como de disrupciones desencadenas por los cambios tecnológi...