La organización de la función de datos en la empresa

La organización de la función de datos en la empresa La organización de la función de datos en la empresa
Business Review · Sin categoría

A día de hoy, las grandes infraestructuras, como Google, Apple o Facebook, captan, gestionan y almacenan miles de millones de bytes. En 2016, Google, Microsoft y Amazon invirtieron 32.000 millones de dólares en "océanos de datos" (data lakes). Una familia con acceso de alta velocidad en Internet tardaría 450.000 años en leer todos los datos disponibles en Internet. Se generan más datos de los que se es capaz de leer; por ejemplo, YouTube genera más de trescientas horas de videos al minuto. Algunas de las compras recientes más importantes en la industria tuvieron como razón de ser la captación de empresas "data driven"; por ejemplo, Facebook compró WhatsApp; Microsoft, LinkedIn; LinkedIn, Lynda, una empresa que conecta contenidos a trayectorias de aprendizaje; Intel, Mobileye, una empresa de tecnología para coches autónomos, igual que Google hizo con Waze. En paralelo, las tecnologías Big Data y los algoritmos que aprenden (machine learning) son claves para entender la disrupción que están produciendo en sectores como los medios de comunicación, la banca, seguros, automóvil y sistemas de salud, entre otros. Nuestra intención en este artículo es aportar una visión que permita a los directivos tener criterios de organización de esta nueva función en la empresa. Nuestro ánimo es aportar conocimiento para cimentar el criterio sobre el que puedan realizarse inversiones, cambios estructurales y generación de nuevas competencias en la organización. Para ello, estructuramos el artículo proponiendo un modelo organizativo con capacidades y perfiles. En las secciones siguientes detallamos las capacidades que permiten desarrollar esta función, la ciencia de datos, la ingeniería y los diseñadores de modelos de negocio para, finalmente, concluir con una reflexión sobre la toma de decisiones en la empresa. MODELO DE ORGANIZACIÓN Y GOBIERNO Platón tenía razón cuando afirmó que las personas pensamos en forma de arquetipos. El modelo arquetípico dominante de la empresa, desde la Revolución Industrial, ha sido la ciencia. Esto significa que la organización empieza siempre en las áreas generalistas –no funcionales– para ir definiendo actividades o unidades de negocio en niveles crecientes de especialización.  Las unidades de análisis hacían lo que la ciencia esperaba, descomponer problemas y determinar variables que explicaran el funcionamiento de la empresa. La digitalización ha cambiado este arquetipo, puesto que hoy no hay modelos predefinidos. De he...