Marshall Goldsmith: "Cambiando la forma en la que enfocamos las cosas habitualmente nos aseguramos de no caer en la inercia"

Entrevistas

Marshall Goldsmith: "Cambiando la forma en la que enfocamos las cosas habitualmente nos aseguramos de no caer en la inercia" Marshall Goldsmith: "Cambiando la forma en la que enfocamos las cosas habitualmente nos aseguramos de no caer en la inercia"

karen Christensen: En su opinión, hay dos cosas que diferencian realmente a las personas que tienen éxito de todas las demás. ¿Cuáles son? Marshall Goldsmith: He dirigido sesiones en las que personas de éxito hablan de su vida y hay cinco cosas que tienden a ser realmente importantes para ellos: la primera es la salud, algo que sin duda es de vital importancia; la segunda es la riqueza, pero no resulta tan importante como pudiera pensarse. Los estudios muestran que cuando se llega a ganar entre 65.000 y 80.000 dólares al año, hay una correlación cero entre la riqueza y la felicidad. En tercer lugar están las relaciones; es muy importante tener relaciones positivas en la vida con las personas a las que se quiere. Por consiguiente, si asumimos que uno tiene salud, tiene unos ingresos medios y unas buenas relaciones personales, ¿qué es lo que diferencia a las personas de éxito de los demás? La felicidad y el sentido. Es cierto que las personas de éxito pasan gran parte de su vida participando en actividades que simultáneamente les hacen felices y les proporcionan un sentido. La clave está en que las actividades que generan estos resultados son altamente individuales: nadie más puede determinar qué tiene sentido para uno o qué le hará feliz. Sin embargo, ambas llevan a algo muy poderoso: el "mojo".

¿Cómo definiría el "mojo"?

El término ha evolucionado para describir una sensación de espíritu e impulso positivo, en especial en las turbulentas aguas de los negocios, la política o los deportes. "Mojo" implica avanzar, progresar, alcanzar metas, sortear los obstáculos, superar la competencia, y hacerlo cada vez con mayor facilidad porque lo que uno hace es importante para sí mismo y disfruta haciéndolo. El "mojo" juega un papel vital en nuestra búsqueda de la felicidad y el sentido porque preconiza la consecución de dos objetivos muy sencillos: amar lo que uno hace y demostrarlo. Las personas que aman lo que hacen pero nunca lo demuestran están condenadas a ser malinterpretadas; su "mojo" y sus carreras profesionales nunca alcanzarán todo su potencial. Asimismo, las personas que odian lo que hacen pero consiguen transmitir un espíritu positivo convincente hacia el exterior son farsantes, y su falta de autenticidad por lo general les acaba dando alcance de un modo u otro. El mayor reto para muchas de las personas con las que trabajo –no solo en el trabajo, sino también en el hogar– es la discrepancia entre el modo en el que se sienten...