Metaverso, un mundo muy real

Advertorial

Metaverso, un mundo muy real Metaverso, un mundo muy real
Business Review (Núm. 322) · TIC

A la hora de hablar del metaverso, debemos tener en cuenta dos premisas: la gestión de las expectativas, qué capacidades actuales reales aporta, que son muchas, y los desarrollos que abordaremos durante los próximos años en un entorno que va a evolucionar a una velocidad que no hemos visto hasta ahora.

Otro factor clave será el momento de adopción. Hemos visto cómo otras tecnologías, como las que se han desarrollado alrededor de la voz, aterrizaron en España años después de haberse lanzado en otros países como EE. UU. y RU; esto nos permitió aprender de mercados más maduros que el nuestro. En cambio, en el caso del metaverso, el pistoletazo de salida ha sido el mismo para todos, por lo que la mayoría de los actores implicados están aprendiendo prácticamente a la vez. Adentrémonos en el metaverso y veamos qué significa y cuáles son las implicaciones a tener en cuenta para las marcas y las personas.

Metaverso es un espacio virtual persistente definido por el usuario, una capa digital de la vida cotidiana, un gemelo digital del mundo físico, un mundo virtual interconectado e ilimitado y, por último, una extensión del mundo físico.

El concepto de metaverso (llamado tal cual) se popularizó en la novela de ciencia ficción Snow Crash, de Neal Stephenson, publicada en 1992, donde el metaverso era, efectivamente, un mundo virtual con sus propias normas y donde los usuarios cambiaban, en gran medida, su imagen. Pero la primera experiencia en el metaverso se produce con la llegada de Second Life, que sentó las bases de lo que podía ser en el futuro. Lanzado en junio de 2003, podríamos decir que se adelantó a su tiempo; la tecnología no estaba preparada para brindar una experiencia a la altura, y los usuarios tampoco estaban lo suficientemente preparados para un entorno tan disruptivo.

Hay varias claves que definen el metaverso y que nos pueden ayudar a entenderlo:

Es social y persistente. Se define como un mundo sin fin donde la experiencia no acabaría nunca.

Es un catalizador creativo donde la creatividad es un estatus. Los contenidos se lanzarán para que los usuarios puedan crear a partir de estos.

La interoperabilidad es una de las claves del futuro del metaverso; el poder viajar entre diferentes mundos virtuales con los activos que vayas adquiriendo en cada uno de ellos.

La escalabilidad nos permitirá pasar de sesiones de cien jugadores a asistir a conciertos de millones de personas que podrán acceder desde cualquier lugar del mundo y desde diferentes dispositivos, lo que nos lleva a otra de las claves, la accesibilidad.

Estará definido por el usuario. El contenido generado se utilizará para desarrollar y personalizar experiencias.

 

¿Y por qué todo el mundo está hablando del metaverso? Por el anuncio de Mark Zuckerberg de convertir Facebook en una empresa del metaverso, Meta, dotando el proyecto de todo tipo de recursos tanto desde el punto de vista humano, donde más de diez mil personas participarán, como desde el ámbito financiero, destinando diez mil millones de dólares al reto de liderar la evolución de Internet en los próximos años. Esto requerirá una cantidad de procesos computacionales nunca vistos hasta ahora. Pero esta revolución que nos parece tan distópica ya está pasando, con cerca de cinco mil millones de usuarios activos en Internet, con una media de siete horas diarias de pantalla. La evolución pasa por un cambio en nuestra experiencia a la hora de interactuar en red. La necesidad se creará, como hemos visto en los últimos años con ejemplos como el smartphone o las RR. SS. Pero esto no quiere decir que dejaremos de vivir nuestras vidas físicas. El concepto phygital se antoja clave, ya que, en este nuevo entorno, las estrategias de las marcas pasarán por acciones que conecten el mundo físico con el virtual.

Otro gran vector a tener en cuenta son las audiencias. El metaverso impacta directamente a la Generación Z y los millennials, pero, sobre todo, nos encontramos un rango de edad, entre los dieciséis y los treinta años, que a las marcas les cuesta mucho impactar; no los encontramos en los canales de comunicación habituales, y es un target del que ninguna compañía puede permitirse desconectar.

 

Ocho patrones estratégicos para llevar a cabo un 'onboarding' en el Metaverso

1. Entra de forma nativa en las plataformas.

2. Busca sinergias entre el mundo físico y el digital.

3. Trabaja con virtual influencers. Avatares que nos representan.

4. Establece tu propio espacio en el metaverso.

5. Crea experiencias inmersivas.

6. Ofrece coleccionables digitales.

7. Rompe con las reglas del juego.

8. Crea estrategias a través de la comunidad.

 

Algunos consejos para las marcas: hay que estar donde están las audiencias; lo que te hace vender en el mundo físico te hará vender en el virtual, y viceversa; trabaja pensando en phygital; mantén una disposición always beta, se establecen nuevas formulas de relación con el consumidor, aún no hay regulación, pero sí control de la propiedad: la del usuario. El futuro del metaverso no pasa por entornos cerrados; el sentido de la propiedad sobre los activos digitales cambia las reglas del juego.

El metaverso está empezando, y cada marca tendrá que encontrar su espacio y la relación con sus clientes en este nuevo entorno.

Metaverso, un mundo muy real

 

Sonia Paz

Business Transformation Officer en Havas Media Group ·

Fernando Cano

Managing Director HMetaverse en Havas Media Group ·