Nuevas formas de trabajar: la revolución que vivimos intensamente

Nuevas formas de trabajar: la revolución que vivimos intensamente Nuevas formas de trabajar: la revolución que vivimos intensamente

MA

Miriam Aguado

Business Review (Núm. 317) · Recursos humanos

En la última década –y, especialmente, a raíz de la pandemia–, muchas empresas han puesto en marcha un proceso de transformación de sus formas de trabajar. Aspectos como la flexibilidad, el equilibrio entre la vida personal y profesional, la cultura de colaboración, la autonomía y la capacidad de impacto configuran un nuevo tipo de organización, en el que las personas ocupan un lugar con mayor protagonismo

El mundo del trabajo evoluciona constantemente. Podemos echar la vista atrás hasta sus orígenes, cuando el concepto de trabajo estaba intrínsecamente relacionado con la subsistencia más básica individual y familiar, basada en el autoconsumo (caza, agricultura), pasando a extender el círculo hacia una comunidad en la que el comercio ampliaba el espectro a través del intercambio de bienes, muy basado en la producción propia, la artesanía y los oficios, y sofisticándose con la llegada del dinero como base para el intercambio. Una visión paralela muestra la evolución de la sociedad desde la esclavitud, en la Antigüedad, a una sociedad feudal con señores y siervos, en la Edad Media, cuando la necesidad de trabajo solo se daba en las capas más desfavorecidas de la sociedad, y desde un planteamiento de relación más que desigual.

La sociedad, las tecnologías y las bases económicas fueron evolucionando, pero el gran salto cualitativo vino de la mano de la Revolución Industrial, que en el siglo XVIII transformó absolutamente el panorama económico y social del mundo occidental. El nuevo esquema supuso una nueva concepción del trabajo para las personas y para la sociedad, dando lugar a disciplinas tan relevantes desde entonces como la organización del trabajo y el desarrollo de políticas sociales.

Desde el punto de vista sociológico, el siglo XX trajo grandes hitos que han revolucionado la forma de entender el trabajo, combinando la visión empresarial con la de las personas y su psicología. Ejemplos establecidos en la memoria colectiva son los experimentos desarrollados por Elton Mayo en la planta de Hawthorne de Western Electric (Chicago, 1924), cuyas conclusiones revolucionaron la forma de entender el impacto del contexto, la supervisión y la motivación de los empleados sobre su productividad, y la publicación, en 1943, de la obra Una teoría sobre la motivación humana, de Abraham Maslow, en la que planteaba su famosa pirámide o jerarquía de las necesidades humanas, que establece una secuencia en la relevancia, pero también en la generación sucesiva, de diferentes necesidades para las personas, desde las más básicas (en la base de la pirámide: fisiología, seguridad) hasta las más elevadas (afiliación, reconocimiento, autorrealización). Estas últimas solo se dan una vez las básicas se han cubierto, pero ocupan un lugar cada vez mayor en la noción actual del trabajo, al menos en las sociedades y economías desarrolladas y basadas en estados de...


Miriam Aguado

Socia de Peoplematters ·