Teletrabajo: el test rápido de la transformación

Artículo en colaboración con:

  • logo ESIC
Teletrabajo: el test rápido de la transformación Teletrabajo: el test rápido de la transformación

RD

Raquel Davo

Business Review (Núm. 301) · Estrategia

Casi sin darnos cuenta, han pasado más de cincuenta días de confinamiento en España. Una ocasión para “soltar” lo viejo y caduco y “abrazar” lo nuevo y desafiante. No lo hemos planificado, no lo hemos elegido, tan solo lo hemos acogido y aceptado, tratando de que nos descubra una nueva versión de nosotros mismos más humana, más generosa, más empática y compasiva.

Estamos de nuevo ante un salto evolutivo que posiciona en el centro un liderazgo ejercido desde la confianza, la ejemplaridad y la humildad, como valores que hacen la diferencia y que, entre otros factores, son responsables del nivel de  engagement en los equipos. Y son estas coordenadas las que forman parte de la nueva carta de navegación del liderazgo humanista, ese liderazgo al servicio del equipo, el liderazgo centrado en aportar valor a los demás porque encuentra su sentido y razón de ser facilitando, empoderando y ayudando a ser mejores personas hacia un propósito compartido. Según Gallup, solo el 13% de los trabajadores en todo el mundo se siente altamente comprometido, un 63% siente indiferencia y el 24% está activamente desmotivado. En España, un 79% de la población trabajadora se muestra indiferente, y solo un 6% se siente altamente comprometido. Sin embargo, analizando los datos de empresas Great Place to Work, el 70% de los trabajadores que pertenecen a ellas se siente altamente comprometido. Por lo tanto, nos encontramos ante un gran desafío que nos demuestra que liderar desde la confianza es el motor del engagement y, por lo tanto, el eje del proceso de transformación hacia el que han de dirigir los esfuerzos las compañías que anhelan equipos comprometidos.

Si pensamos en el teletrabajo, las organizaciones han avanzado en dos meses el proceso de cinco años, produciendo un salto cualitativo en productividad y en calidad de vida, derivada de los beneficios de la flexibilidad horaria, la conciliación familiar y la satisfacción emocional de ser tratados como seres responsables que se autogestionan, apelando a nuestra responsabilidad personal. Los datos de productividad y presentismo en España, comparativamente con la media de la Unión Europea, nos sitúan diez puntos por debajo (7% en España frente al 17% de media), según la OIT. Solo una semana después de la orden de confinamiento, más del 32% de la población con empleo declaró estar teletrabajando.

Aunque esta “nueva forma de trabajar” estaba en la hoja de ruta de múltiples organizaciones p...


Raquel Davo

·

Profesora del Máster en Dirección de Personas y Desarrollo Organizativo [DRHO] de ESIC.