Transformación exponencial de la gestión por talento

Transformación exponencial de la gestión por talento Transformación exponencial de la gestión por talento

Los avances de la tecnología y, en concreto, la digitalización están afectando a todas las empresas y a todas las áreas de las mismas, no quedando fuera la de RR. HH., de personas, de talento o como deseemos denominarla. Las organizaciones necesitamos aprovechar las tecnologías digitales y crear nuevas soluciones y experiencias para nuestros empleados para dar respuestas a los trabajadores actuales, pero sobre todo a las denominadas generaciones Y y Z, que buscan entornos laborales más compartidos, móviles, colaborativos, conectados y transparentes, sin las jerarquías tradicionales y en los que sientan que tienen el poder y la autonomía para tomar decisiones. El punto de partida es pensar en nuestro negocio desde la tecnología, pero debemos hacerlo a través de las personas. Como dijo el gurú de la economía digital Don Tapscott: "Puede que la tecnología nos abra las puertas, pero no puede obligar a nadie a atravesarlas"; o como digo yo: "Podemos disponer del coche más rápido, pero a pesar de eso podemos permanecer en el mismo atasco".

La que ha sido denominada por muchos cuarta revolución industrial viene cargada de amenazas si la contemplamos en el sentido tradicional, pero también viene preñada de oportunidades para aquellos que estemos dispuestos a aprovecharlas.

OPORTUNIDAD VERSUS AMENAZA

La pregunta que debemos hacernos es ¿cómo convertir la amenaza en oportunidad para seguir estando mañana en primer lugar? Desde luego, considerando que la gestión del talento ya no es lineal, sino exponencial. El mundo ha cambiado y se ha convertido en un entorno exponencial. Esto implica que los modelos de negocio, las habilidades y las maneras de entender la gestión, el liderazgo y el talento se han quedado anticuados porque pertenecen a un mundo lineal.

Como nos asegura Salim Ismail en su magnífica obra Exponential Organizations, la clave para tener éxito en este nuevo entorno en el que operan las compañías es pensar exponencialmente en vez de linealmente; algo que debe ser fuente de inspiración para las empresas, y muy especialmente para los directivos encargados de sacar lo mejor de su gente.

Para poder hacer una transformación exponencial de la gestión del talento y desarrollar el resto del artículo, les propongo pensar como si utilizásemos la disciplina de growth hacking, que tiene por objeto hacer crecer una empresa (en este caso una idea) de forma exponencial en un mercado con el mínimo gasto de ...