Ante la crisis, confianza

Ante la crisis, confianza Ante la crisis, confianza

la previsión es algo muy difícil de hacer, especialmente cuando es sobre el futuro. (Michiu Kaku)

Un hombre vivía al lado de una calle en la que vendía perritos calientes. Se ocupaba de la propaganda del negocio y colocaba carteles por la calle; ofrecía su producto en voz alta y los transeúntes compraban. Las ventas fueron aumentando y compraba cada vez mejor pan y mejores salchichas. Tuvo que comprar también un fogón mayor para poder atender un creciente número de clientes. El negocio prosperaba... Sus perritos calientes eran los mejores de todo el barrio.

Triunfador, consiguió pagar una buena escuela para su hijo. El niño creció y fue a estudiar economía en una de las mejores universidades del país. Finalmente, ya formado, volvió a casa, notó que el padre continuaba con la vida de siempre y decidió tener una conversación seria con él: "Padre, ¿usted no oye la radio? ¿No ve la televisión ni lee los periódicos? Hay una gran crisis en el mundo. La situación de nuestro país es crítica. Todo está muy mal. El país va a quebrar".

Después de oír las consideraciones de su hijo, doctor, el padre pensó: "Si mi hijo, que estudió economía, lee los periódicos y ve la televisión, cree esto, seguro que tiene razón".

Con miedo a la crisis, el padre buscó un proveedor de pan más barato (y, claro, peor) y comenzó a comprar salchichas más baratas (que eran, también, peores). Para economizar, dejó de colocar carteles de propaganda en la calle.

Desanimado por las noticias de la crisis, ya ni siquiera ofrecía su producto en voz alta. Tomadas todas estas "providencias", las ventas comenzaron a caer y fueron disminuyendo hasta niveles insoportables para el negocio del viejo, que antes generaba recursos incluso para pagar los estudios de economía del hijo y que, al final, quebró.

El padre, triste, entonces habló con el hijo: "Estabas en lo cierto, hijo mío. Estamos en medio de una gran crisis". Y comentaba con los amigos, orgulloso: "Bendita la hora en la que animé a mi hijo a que estudiara economía. Así me pudo avisar de la crisis...".

¿Se acuerdan de esta historia? ¿Conocen a alguien que pueda estar en peligro de que le pase algo parecido? "¿Es real la realidad?", se preguntaba ya hace muchos años Paul Watzlawick. ¿Cómo sabemos lo que creemos saber?

Cada cierto tiempo aparecen noticias nada agradables sobre la denominada "crisis financiera" y, en su supuesta machacona realid...