Caso Ecoembes: la colaboración público-privada como impulso de la economía circular

Casos prácticos

Caso Ecoembes: la colaboración público-privada como impulso de la economía circular Caso Ecoembes: la colaboración público-privada como impulso de la economía circular

EG

Enrique Garrido

Business Review (Núm. 314) · Estrategia

Ecoembes es, desde 1997, uno de los mejores ejemplos de autogestión de las empresas privadas sobre sus responsabilidades ante la ley en materia medioambiental. Esta organización ha conseguido gestionar los residuos con el coste más eficiente y con los mejores resultados, de manera que los ciudadanos salgan beneficiados. Su caso permite comprender el nuevo rol que pueden adquirir las empresas dentro del ecosistema circular que promueve la UE, así como identificar posibles estrategias de colaboración público-privadas, aplicables a otros sectores

Ecoembes, organización medioambiental sin ánimo de lucro que promueve la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente a través del reciclaje de envases domésticos en España, ha logrado crear un sistema que integra el principio de responsabilidad compartida en un ecosistema circular, “limitando” la intervención de las Administraciones Públicas y dotando a las empresas de una mayor autonomía. Se trata de un modelo pionero de colaboración público-privada en el que las compañías y su responsabilidad medioambiental son el motor principal como gestor financiero de la colaboración con las Administraciones Públicas y como impulsor de la educación y movilización de los ciudadanos. Un modelo exportable a otros sectores de actividad en los que, previsiblemente, también se integrará el principio de “responsabilidad compartida”.

 

La gestación y el nacimiento de Ecoembes En diciembre de 1994 se publicó la Directiva Europea 94/62/CE, que impulsaba medidas tendentes a reducir la generación y residuos de envases. Esta Directiva fomentaba su reutilización, reciclado y valorización mediante la implantación de sistemas de recogida selectiva y separación por materiales. Con esta norma, se pretendía evitar la proliferación de iniciativas individuales en cada país miembro y normalizar los sistemas de recuperación de residuos de envases a nivel europeo. Además, establecía el objetivo del 45% de reciclado antes del 30 de junio de 2001, pero no especificaba cómo debía organizarse cada país en esta materia.

Lo que sí dejaba claro era que las empresas productoras estaban obligadas a sufragar los gastos derivados de esta actividad, filosofía que se conoce como responsabilidad ampliada del productor (RAP), la cual podía asumirse creando sistemas de colaboración público-privada o mediante el pago de un impuesto, siendo el nivel de implicación de las empresas en la gestión la principal diferencia entre ambas modalidades.

En España, un grupo de trabajo en el seno de la FIAB (Federación de Industrias de Alimentación y Bebidas) tomó la iniciativa para asumir la responsabilidad antes que soportar la fiscalidad. Así nació ASODECO (Asociación para el Desarrollo de Ecoembalajes) en 1994, que más adelante derivó en Ecoembes (Ecoembalajes España, S.A.), constituida formalmente en 1996 con el objetivo social de diseñar y organizar el sistema integrado de gestión (SIG) de residuos de envases domésticos ligeros (los que se depositan en l...


Enrique Garrido

Director y profesor del Área de Dirección de Producción, Tecnología y Operaciones de San Telmo Business School ·