¿Cómo sobrevivir al tsunami de la IA?

¿Cómo sobrevivir al tsunami de la IA? ¿Cómo sobrevivir al tsunami de la IA?

EA

Esteve Almirall

Business Review (Núm. 295) · Tecnología

Hagamos un sencillo ejercicio: comparemos el ranking de las diez mayores empresas en la actualidad con el de hace tan solo diez años. ¿Cuántas de ellas se han mantenido en la lista? Tan solo una: Microsoft.

¿Qué ha sucedido? Si observamos el tipo de compañías que copan ese ranking actualmente, encontraremos la respuesta: de las diez, siete son empresas del mundo digital. Un verdadero tsunami ha recorrido el mundo empresarial. Un tsunami que, lejos de debilitarse, cobra fuerza día a día. Pero ¿cómo podemos, no ya sobrevivir, sino salir ganadores en este escenario de cambios? Como se dice en China, toda crisis puede contemplarse como una oportunidad. No podemos evitar la crisis, pero podemos intentar sacar el máximo de partido de ella. Para ello, el primer paso es entender qué está pasando: sin comprender tanto las causas como los mecanismos, estaremos en la oscuridad y no tendremos forma de trazar rumbo alguno.

 

Más allá de la digitalización

Se habla mucho de la inteligencia artificial (IA) y, sin duda, tiene un papel muy importante, especialmente en las empresas top, pero quizá no tan importante en otras compañías. La IA nos está llevando a profundizar en un proceso que viene de lejos: la traslación de las rutinas y procedimientos de las empresas a código. Los circuitos logísticos y de fabricación han pasado de ser coordinados por equipos de personas a serlo por programas y robots. Un ejemplo singular y paradigmático son los almacenes de Amazon, con sus robots Kiva danzando en una coreografía no exenta de belleza que nos produce, a menudo, una mezcla de sorpresa y estupefacción. Algo similar pasa en e-commerce y en finanzas: ya no son equipos humanos los que fijan los precios, los descuentos, las recomendaciones a clientes o los que autorizan créditos, sino rutinas de software.

Esta traslación de los procesos de las empresas a código viene de lejos, de aquellos días en los que la llamábamos digitalización. Hasta no hace mucho, tenía barreras importantes, la inteligencia en los procesos, la adaptabilidad a circunstancias cambiantes, la capacidad de decisión. No obstante, la IA hace desaparecer esas barreras y, por lo tanto, expande la frontera de lo que es automatizable, una expansión que parece no tener fin.

 

LOS CIRCUITOS LOGÍSTICOS Y DE FABRICACIÓN HAN PASADO DE SER COORDINADOS POR EQUIPOS DE PERSONAS A SERLO POR PROGRAMAS Y ROBOTS. UN EJEMPLO SINGU...


Esteve Almirall

·

Profesor titular del Departamento de Operaciones, Innovación y 'Data Sciences' en ESADE Business School