'SMART MOBILITY' Y GESTIÓN DE FLOTAS

'SMART MOBILITY' Y GESTIÓN DE FLOTAS 'SMART MOBILITY' Y GESTIÓN DE FLOTAS

Este enfoque smart mobility, por un lado, significa conseguir una movilidad más eficiente, tanto desde el punto de vista económico como del impacto medioambiental. Por otro lado, también comprende una movilidad más eficaz, que tenga en cuenta lo que puede ofrecernos el vehículo conectado, el uso compartido o el tipo de propulsión elegido; este último, no solo en función de su coste, sino también de las restricciones de entrada o aparcamiento en las ciudades, o de la autonomía y los tiempos y lugares de recarga. Como siempre, el objetivo es satisfacer las necesidades de los clientes, mejorando el rendimiento general de su flota, su huella medioambiental y su seguridad. Haciendo uso de un abanico de nuevas tecnologías, análisis y tendencias que pueden servir de aliados para este fin. Es fundamental estudiar todas las tendencias y escuchar las opiniones de los expertos en torno a las tecnologías de automoción y su uso. Esto permite ofrecer a los clientes un asesoramiento experto sobre las decisiones tecnológicas que más sentido tienen a corto, medio y largo plazo. Por ejemplo, en la actualidad, el diésel vive una situación de incertidumbre. La reacción de los consumidores tras los recientes escándalos de dispositivos alterados, el cambio de normativa para la medición de sus emisiones y las restricciones de acceso de vehículos con esta motorización a ciertas grandes ciudades han despertado muchas inquietudes acerca de su futuro. Pero, por otro lado, el diésel es una opción válida para los conductores que realizan mucho kilometraje, y eso seguirá siendo así durante varios años. Desde una perspectiva de emisiones locales y calidad atmosférica, el diésel es más contaminante que la gasolina. Pero desde un punto de vista de emisiones de carbono y calentamiento global, los motores diésel suelen ser claramente más eficientes que sus equivalentes de gasolina. Y esto suele conllevar una menor carga impositiva como vehículos de empresa. Además, no todos los motores diésel soniguales. Aquellos que cumplen la normativa europea E6 emiten prácticamente lo mismo, tanto en emisiones locales como de CO2, que sus homólogos en gasolina. Con el enfoque smart mobility, una flota puede tener coches diésel combinados con vehículos de cualquier otra propulsión para aquellas empresas que realicen un kilometraje anual relativamente bajo y cuyos trayectos sean mayoritariamente locales o urbanos. Y es que smart mobility es emplear en cada caso la opción de movilidad más ad...