El salto del Big Data al Huge Data

El salto del Big Data al Huge Data El salto del Big Data al Huge Data

CM

Chema Maroto

Business Review (Núm. 285) · TIC

El ecosistema empresarial cada vez está tomando más conciencia del significado y el impacto del Big Data. El número de casos de éxito y la cantidad de iniciativas abiertas, en prácticamente todos los segmentos de la industria, están proporcionando información más concreta para ayudar a los líderes de las compañías a tomar decisiones acerca de cómo posicionarse o adoptar esta herramienta.

Cerca del 100% de las empresas líderes declaran estar adoptando proyectos de Big Data en algunas de sus disciplinas. De hecho, este es ya el activo empresarial más influyente en la transformación digital. Y es que, en los últimos tiempos, los proyectos de Big Data han pasado a otro nivel. El foco en esta nueva etapa está en la capacidad de aprovechar el valor de los datos, después del tiempo y el esfuerzo en recopilar, ordenar y administrar grandes volúmenes de información. Ahora, el trabajo está en desarrollar algoritmos predictivos utilizando tecnologías de inteligencia artificial (IA), un fenómeno que ya no es una cuestión de futuro. Los datos publicados por las empresas líderes reflejan cómo empiezan a obtenerse resultados medibles de las primeras inversiones en proyectos de inteligencia artificial, y el desarrollo de tecnologías como el machine learning o el deep learning está considerado por las empresas líderes como uno de sus principales objetivos.

La necesidad de conseguir la mejor aproximación, la segmentación más precisa y los resultados más concluyentes obliga a los sistemas de Big Data a almacenar y gestionar una mayor cantidad de información, llevando el volumen de datos a niveles nunca imaginados. La llegada del “Huge Data” obliga a las empresas a convertir el dato en su principal activo, y aumentar así su nivel de involucración e inversión en este tipo de proyectos. El propósito de esta fase de transformación para las compañías líderes es llegar a adoptar una cultura corporativa orientada al dato (datadriven), donde la toma de decisiones pueda realizarse desde un punto más objetivo y más inmediato gracias al análisis de datos, al alto volumen de elementos inteligentes y a sensores conectados a Internet.

La llegada de la inteligencia artificial viene a acelerar algunos proyectos de Big Data que habían sufrido cierta desaceleración por culpa de no obtener los resultados esperados. Más de la mitad de las compañías que empezaron a adoptar el Big Data, y que no tuvieron éxito en sus iniciativas, consideran que con la inteligencia artificial pueden comenzar a obtener resultados medibles. Otro de los factores que ha provocado el aumento del tamaño del Big Data es el alto volumen de dispositivos conectados a Internet, lo que se conoce como Internet de las Cosas (IoT, por sus siglas en inglés).

El IoT, con la incorporación de sensores en maquinaria y sistemas críticos de seguridad y control, no solo ha inc...


Chema Maroto

·

Profesor del máster en Data Management e Innovación Tecnológica de OBS Business School.