El buen diseño crea fidelidad

El buen diseño crea fidelidad El buen diseño crea fidelidad
Business Review (Núm. 319) · Márketing

El diseño actual es heredero del movimiento moderno y racionalista que creó la Bauhaus hace cien años, y muchos de los productos diseñados con sus principios gozan del aprecio y el compromiso de sus consumidores y de un valor emocional que trasciende modas y fronteras. En este artículo hablamos del apego de los clientes con los productos que compran y utilizan. ¿Quiénes son los precursores de los diseños de los objetos a los que los consumidores son fieles durante años?

Si hay productos que llevan más de cien años en el mercado, eso es porque el consumidor les da un valor especial. Y ese valor, en muchas ocasiones, se debe fundamentalmente a su diseño, que une funcionalidad, estética y significados.

La silla Wassily fue diseñada por Marcel Breuer, un maestro de la Bauhaus, en 1925. Aunque el pintor Wassily Kandinsky la utilizó en su estudio desde su creación, fue mucho tiempo después –y fruto del comercializador de la silla– cuando adoptó el nombre por el que se la conoce hoy en día. En cualquier caso, ese objeto, que refleja plenamente los principios de la Bauhaus, continúa vendiéndose actualmente. Es un diseño aparentemente simple, donde se combinan unos tubos de acero y unas pieles para el asiento y la espalda, dejando la estructura de un sillón convencional al descubierto. Realmente, transmite la idea de que “menos es más”.

La silla Barcelona, por su parte, fue un icono del Pabellón de Alemania en la Exposición Internacional de Barcelona de 1929, obra de Ludwig Mies van der Rohe, el último director de la escuela Bauhaus en Berlín. Mies era un maestro en la composición de los espacios, y la silla responde a ese objetivo en el entorno del pabellón: está sin estorbar. Diseñada en 1929 en acero y piel, con una forma que recuerda a la sella curulis romana, la silla Barcelona sigue aún a la venta y tiene mucho éxito.

El sillón Lounge Chair y Ottoman fue ideado en 1948 por Charles y Ray Eames, una pareja de jóvenes diseñadores que querían hacer muebles bellos, útiles y accesibles. Este sillón y reposapiés se encuentra en muchos museos y también en muchas viviendas, ya que sigue a la venta. 

Un italiano, Alfonso Bialetti, inventó y diseñó en 1933 la cafetera “Moka Express”, que, en alguna de sus versiones, seguramente está o ha estado en nuestra casa. En este momento, Bialetti continúa vendiendo sus cafeteras en todo el mundo.

En 1955, el ingeniero Gabriel Lluelles desarrolló para Industrias Pimer (posteriormente absorbida por Braun) la famosa “minipimer”, una batidora de mano desarrollada a partir de la aplicación de la técnica de creación análisis de valor: se creó tras observar que el tiempo de batido, en gran parte de las elaboraciones culinarias, no necesitaba un motor y un ventilador tan grandes como los existentes en las batidoras convencionales. La “minipimer”, o cualquiera de sus versiones de batidora de mano, está en todas las cocinas desde hace...


Isa Moll

Directora y profesora del Master of Science in Marketing Management de ESADE Business School y secretaria general del FAD (Fomento de las Artes y el Diseño) ·

Jordi Montaña

Profesor catedrático emérito de ESADE Business School y presidente del FAD (Fomento de las Artes y el Diseño) ·